Un líder es comprometido

 lead-strong-devotional-main-image-2por Janet Findley

Lectura del devocional PARTE 2 #7

Historia de Ruth  (Ruth 1-2sigue el plan en Youversion dale click al LINK

 

 

Seamos honestos. Hay momentos difíciles en nuestras vidas como líderes que nos cuesta mucho el compromiso. Alguien dice algo negativo hacia nosotros o acerca de nosotros. Nuestro mejor plan se viene abajo. Nos enfrentamos a una fecha límite y estamos estresados porque sentimos como que nunca lo lograremos. Nos sentimos culpables porque nuestro papel de liderazgo nos toma demasiado tiempo lejos de nuestras familias. Queremos meternos en un agujero y renunciar. Todos hemos estado allí.

 

Podemos aprender mucho sobre el compromiso de Rut. Rut realmente tenía muy pocas razones para seguir comprometida con su suegra, Noemí, después de que su marido, el hijo de Noemí, muriera. Ella podría haber dicho simplemente, “Siento mucho nuestra pérdida, Noemí, pero es hora de que me vaya a mi casa. Te deseo suerte. “Pero ella no lo hizo. Incluso cuando Noemí prácticamente le exigió que la dejara, ella se quedó. Incluso cuando otra nuera de Noemí eligió irse. Ruth estaba comprometida con Noemí y para lo que el futuro les trajera – bueno o malo.

 

Así que, ¿cómo mantenemos nuestro compromiso como líderes aun cuando es difícil? Aquí hay dos cosas que te pueden ayudar:

 

1.Mirar hacia adelante, no alrededor. Fija tus ojos en Jesús y al llamado en tu vida. No dejes que las palabras o acciones de otros te hagan dejar el papel en el que estás. Permite que Dios te muestre cuando tu temporada se ha terminado, no una persona.

2.Adueñate de tus sentimientos, no dejes que te dominen. Una de las cosas que nos lleva a no mantenernos comprometidos son nuestros sentimientos. Los sentimientos son una cosa maravillosa, pero a menudo hacen que cometamos errores. Has escuchado a una persona casada decir de su esposo/a, “ya no estoy enamorado de ti” justo antes de que se marche. El hecho de que sentimos algo, no significa que sea de parte de Dios.

 

Cuando los tiempos difíciles nos golpean, estemos comprometidas como Ruth. Aun cuando es difícil e incómodo. Incluso cuando duela y nos hace enfadar. En un mundo donde el compromiso parece ser arrojado por la ventana ante cualquier ocasión, seamos esos líderes que son fieles a nuestro Dios. Simplemente porque es un camino difícil no significa que no sea también bueno.

¿Estás dispuesto a comprometerte?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *