Un líder tiene conversaciones difíciles

lead-strong-devotional-main-image-2por Jenni Clayville

 

La Historia de Samuel y Natán (1 Samuel 13:7-14; 2 Samuel 12:1-12)

 

Hace un tiempo, estaba comiendo con una amiga. Estábamos teniendo un buen tiempo cuando de repente, la conversación cambió a algo que me hizo sentir incómoda. Nombres de otras personas comenzaron a salir y la conversación se puso fea. Me estaban dando información que no tenía y que definitivamente no NECESITABA saber.

 

Me gusta conversar y tener pedacitos de historias de historias. Pero en esta situación, fue más que eso. Fue más bien acabar con una persona. No dije nada. No sabia que decir.

 

La conversación se quedó conmigo por el resto del día. El Espíritu Santo me estaba diciendo que debía hablar con mi amiga y hablar de esa conversación. Así que le llame.

 

Me disculpe por haber escuchado y haber permitido que me diera mas información. Luego, le pedi a esta persona que no me dijera cosas que podrían cambiar la manera en la que yo veía a otras personas. Esta persona, afortunadamente extendió gracia y se disculpó por las cosas que había dicho. Pudo haber sido una mala conversación. Cuando hablamos de relaciones, todos preferimos tener buenas relaciones y no malas. Todas queremos amigos. Todas queremos ser amadas.

 

Pero cuando vemos las vidas de los profetas Samuel y Natán, es obvio que ellos escogieron santidad y obediencia a Dios en lugar de ser aceptados por la gente. La vida de un profeta era muy solitaria. Nadie quiere oír lo que tienes que decir porque la mayor parte del tiempo se trata de corregir y reprender porque la humanidad está ocupada cometiendo errores. Pero Samuel y Natán fueron llamados a tener estas conversaciones difíciles.

 

Como líderes, nosotras también! Cuando escogemos tener estas conversaciones honestas y difíciles en humildad, gracia, amor y bondad, corazones son transformados. Necesitamos estar dispuestos a tener conversaciones difíciles en lugar de escondernos para tener a la aceptación de la gente.

 

¿Y tu? ¿Ha habido alguna conversación difícil que dejaste ir por miedo? Toma un tiempo hoy para pedirle a Dios por valor en esas situaciones.

0 thoughts on “Un líder tiene conversaciones difíciles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *