La espada para la batalla en contra del Miedo

 

Miedo.

 

Nos toma. Nos supera. Nos mata. Nos atormenta. Nos golpea.

 

No tiene favoritos. Solo quiere paralizar todo lo que se encuentre a su paso. Nos hace sentir como si no confiáramos en nuestro Dios. El miedo y la fé, son muy similares – simplemente se dirigen en la dirección equivocada. El miedo dice, “Sé que hay cosas malas por delante, y me pregunto si Dios está conmigo.” La Fé dice, “No sé qué viene por delante, pero yo sé que Dios está conmigo.”

 

Mark Twain dijo, “Haz lo que más temes y la muerte del miedo es segura.” Debemos pelear en contra del miedo, si es que queremos encontrar la victoria en nuestras vidas. Debemos enfrentar nuestros problemas, preocupaciones y desalientos y superarlos. Y cuando hagamos esto, el miedo disminuirá en nuestras vidas. Perderá su dominio sobre nosotros. Morirá, no nosotros.

 

Aquí hay algunos versículos que te ayudarán a pelear durante esos momentos de miedo, que probablemente, vienen a tí a lo largo del día. Entre más luches, menos tendrás que hacerlo. Es hora de luchar con la espada y empezar a tomar terreno hoy. (Algunos versos han sido personalizados.)

 

Busqué al Señor, y él me respondió; me libró de todos mis temores. Salmos 34:4

 

Aun si voy por valles tenebrosos, no temo peligro alguno porque tú estás a mi lado; tu vara de pastor me reconforta. Salmos 23:4

 

El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré? El Señor es el baluarte de mi vida; ¿quién podrá amedrentarme? Salmos 27:1

 

Cuando siento miedo, pongo en ti mi confianza. Salmos 56:3

 

Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa. Isaias 41:10

 

 Seré fuerte y valiente. No temeré ni me asustaré ante esas naciones, pues el Señor mi Dios siempre me acompañará; nunca me dejará ni me abandonará». Deuteronomio 31:6

 

 Pues Dios no me ha dado un espíritu de temor, sino de poder, de amor y de dominio propio. 2 Timoteo 1:7

 

Cuando cruce las aguas, Dios estará conmigo; cuando cruce los ríos, no me cubrirán sus aguas, cuando camine por el fuego, no me quemará ni me abrasarán las llamas.

Isaias 43:2

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *