MIXTAPE: NOTA PERSONAL

Por: Lori Wilhite

Esta semana me quedé atrapada en el lobby. Probablemente no necesito decir mucho más que eso. Todas estamos atrapadas en el lobby … o el estacionamiento … o el pasillo … o el baño de la iglesia … en algún momento u otro. Tal vez te atraparon este fin de semana.

Ha habido ocasiones en las que aceleré una situación que resultó en conflicto, en lugar de guardar la calma y resolverla. He estado a la defensiva. Me he dañado. Me he enojado. Tal vez tú también.

Pero de vez en cuando, por algún milagro, logro mejorar las cosas. Por lo tanto, estoy escribiendo esta pequeña nota a mí misma, para recordar cuán mejor puede terminar una situación, cuando me manejo de una mejor manera. Aunque no puedo ser responsable de la respuesta de otra persona, ciertamente soy responsable de la mía.

Así que …

Querida Yo,

Cuando te atrapan en el lobby y literalmente puedes sentir la frustración y la ira de alguien, recuerda estas cosas, y tal vez, sólo tal vez, podrías ayudar a calmar la situación un poco.

  1. Utiliza tu estupenda dulce voz. Sabes que tienes una. Sí, regularmente escuchas que eres intimidante. Bueno, una persona frustrada, enojada, que también está intimidando, no es una buena combinación. Así que saca tu dulce voz, y si puedes guardarte tu acento vaquero, mucho mejor.
  2. Un cumplido es una buena inversión. Es mas difícil estar enojada con alguien que te dice alguna cumplido. De hecho, podría hacer que se sientan un poco mas conectadas a ti. Y podrían sentir que en realidad, les interesas. Y para ellas es bueno saber que te interesan.
  3. Con suavidad pero de una manera firme, recordarles nuestra misión y nuestro propósito. “Sabes que nunca es nuestro deseo lastimar o molestarte. Nuestro corazón es asegurarnos de que estamos conectando a los que no están conectados con Cristo y ayudándolos a crecer en su compromiso a El. Tú sabes cuánto amamos a la gente.” Todas esas son buenas cosas que decir.
  4. Conéctalos con alguien que les pueda dar seguimiento. No solo calmarlos y marcharse, Lori. Esto es lo que siempre me siento tentada a hacer! Asegúrate de que conecten con un miembro del personal que pueda ayudarles a satisfacer cualquier necesidad que tengan.
  5. Y no te olvides de sonreír. Todo. El. Tiempo. Sin importar qué. Sonríe. Incluso si te estas mordiendo un poco del interior de tu mejilla.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *