Lo que me hubiera gustado saber antes de convertirme en…Co-Pastora

Por Liz Sarno

Yo pastoreo nuestra iglesia junto a mi esposo donde lleno el papel de pastora ejecutiva, pastora de alabanza, a veces pastora de enseñanza y, a veces, también pastora asociada. Supongo que podría decir que soy la “co-pastora”. Comenzamos nuestra iglesia antes de casarnos, así que ese era mi título antes de ser su esposa. A lo largo de los años, he aprendido mucho sobre cómo hacer este trabajo, pero más sobre qué NO hacer. Si pudiera regresar y decirme una cosa, sería esto:

Siempre use el sombrero correcto.

Por una temporada de mi vida, viví en Louisville, Kentucky, hogar del Kentucky Derby. No sé si alguna vez lo has visto en la televisión, pero si es así probablemente notaste a las damas vestidas con sombreros preciosos. El primer año que asistí al Derby, tenía entradas para el campo y no encontraba ninguno de esos hermosos sombreros, a menos que contara las gorras de béisbol, ya que esta parte en particular de la pista era muy informal y relajado. La próxima vez que fui invitado al Derby, fue para sentarme en la sección más lujosa, y llegué a usar el sombrero más hermoso. En el Derby, es bastante claro qué sombrero necesitas llevas en cada área. Tu no usarías una gorra de béisbol en la tribuna y no usarías un sombrero de lujo en el campo. En la vida, sin embargo, saber qué sombrero llevar puede ser un poco más incierto.

No importa cuáles sean nuestros papeles en el ministerio, todos llevamos más de un sombrero. Somos esposas, madres, pastoras, amigas, y la lista continúa. Cuando eres co-pastora junto a tu esposo, es crucial para la salud de su relación y su iglesia que no borre las líneas usando el sombrero incorrecto.

El sombrero de la esposa

Tuve que aprender que aunque soy co-pastora de nuestra iglesia tengo que usar mi sombrero de esposa en casa. Caímos en la trampa peligrosa donde nunca dejamos de hacer el ministerio. Hablábamos de la iglesia cuando salíamos como pareja, en el coche en el camino al juego de la escuela del niño y a la hora de la cena. Comenzó a dañar nuestra relación como marido y mujer. En casa mi marido no necesita oír sobre  asuntos del personal, los últimos proyectos, las cifras o preocupaciones presupuestarias. Él necesita que yo sea su esposa, su mayor animadora y su mejor amiga. Él necesita que yo sea romántica y solidaria y que tenga cosas en común con él además de nuestra iglesia.

El Sombrero de Co-Pastora

Por otro lado, en el trabajo tengo que quitarme mi sombrero de esposa y poner mi sombrero de pastora, que también significa que soy técnicamente empleada de mi marido. Aunque pastoreamos juntos, él sigue siendo mi jefe. Honestamente, esto fue lo más difícil para mí. Era difícil para mí separar mi papel de trabajo de mi posición como su esposa. Tuvimos muchas reuniones en las que empujé mis ideas más fuerte de lo que lo hubiera hecho si no fuera mi marido. Era más rápida para argumentar mis puntos de vista de lo que haría con un jefe diferente. Sentía más derecho a mis opiniones porque no podía separar nuestra relación. Me da vergüenza admitir que probablemente no le di el respeto que merecía en su papel porque no había aprendido mi lugar como empleado. Después de todo este tiempo, casi he aprendido a quitarme el sombrero de mi esposa cuando estoy en la oficina.

El sombrero de hija de Dios

Este es el sombrero más importante que tu y yo usaremos. A diferencia de los otros, nunca debe ser retirado. Puede ser fácil sustituir sin querer el ministerio por la relación. Sin querer, el tiempo devocional personal puede ser reemplazado por el estudio de un mensaje. El tiempo privado de oración puede ser intercambiado por la adoración pública. Cuando Dios susurra en nuestros oídos, en lugar de escribir en nuestros diarios, escribimos blogs o artículos. A Dios no le importan los mensajes, el culto público o las publicaciones en el blog, pero sí se preocupa cuando la búsqueda del ministerio reemplaza la búsqueda de Su presencia. Mantener este sombrero firme en nuestra cabeza nos mantendrá en el camino y nos ayudará a reconocer mejor cuando estamos usando el sombrero equivocado y nos ayudara a ponernos de nuevo el sombrero correcto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *