10 escrituras de ayuda para mantenerte hasta el fin #7

por Elaine Moore

2da. Pedro 1:3

Su divino poder, al darnos el conocimiento de aquel que nos llamó por su propia gloria y excelencia, nos ha concedido todas las cosas que necesitamos para vivir como Dios manda.

¡Oh cómo amo y necesito este verso! Me ha renovado y refrescado en mi vida y en mi ministerio.

Hace dos años y medio entré en una temporada de gran transición. Me acababa de casar y unos meses más tarde, mi marido entrevistó para su nuevo papel de ministerio en otra ciudad. Justo en ese momento, descubrí que estaba embarazada. Días antes de mudarnos a nuestro nuevo hogar para un nuevo rol en nuestro nuevo matrimonio, tuve un aborto involuntario.

Se lo que estas diciendo. “¡Elaine, no debes casarte, cambiar de trabajo, mudarte a una nueva ciudad, y comenzar una familia el mismo año!” Bueno, por la mano amorosa y soberana de Dios, estábamos experimentando todo eso.

¿Cómo podría hacerlo todo? Apoyar a mi esposo en el ministerio. Encontrar un lugar en el que pudiera servir en nuestra nueva iglesia. Hacer nuevos amigos. Llorar la pérdida de un niño. Sanar del dolor que experimentamos en nuestra iglesia anterior. Prepararme para el maravilloso ministerio por delante en Las Vegas. La tarea que tenía delante era tremenda.

Los momentos de dolor y soledad eran a veces excruciantes. ¡Algunos días no pensé que sobreviviría! Pero permítanme decirles algo increíble – Mi Dios me encontró allí y me llevó. Cuando yo no sabía cómo iba a hacerlo, el Señor me llevó de regreso a este versículo. Abrió mis ojos y renovó mi mente con la verdad de Su Palabra.

Dios me llama a Él sobre todo. Todos los altos y bajos en el ministerio son acerca de conocerlo y glorificarlo. Dios me ha dado TODO lo que necesito para la vida que ha planeado para mí y mi familia – no necesito dudar o distraerme por las circunstancias que me rodean. Cuanto más conozco y me deleito, más profundamente conozco y experimento estas verdades.

La vida y el ministerio traen un cambio constante a nuestras vidas. Podemos ser distraídas y tentadas con dudas e inseguridades. ¡Toma aliento! Dios está contigo y te ha dado todo, TODO, necesitas continuar esta buena obra y vivir esta vida a la que te ha llamado.

No te rindas.

¿Está experimentando cambios y una gran transición en tu vida y luchando con esto también? ¿Cómo puedes comenzar a experimentar este poder divino en tu vida

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *