Banner_Equipar

Habla con Amor

Por Brian y Jenni Clayville de Paseo Church

Escritura:

Efesios 4:29

No empleen un lenguaje grosero ni ofensivo. Que todo lo que digan sea bueno y útil, a fin de que sus palabras resulten de estímulo para quienes las oigan.

(Nueva traduccion viviente)

 

Eviten toda conversación obscena. Por el contrario, que sus palabras contribuyan a la necesaria edificación y sean de bendición para quienes escuchan.

(Nueva version internacional)

Cuando te sientes herido(a) o desconectado(a) de tu cónyuge, te cierras a ti mismo(a)? O provocas de la situación un conflicto? La mayoría de las personas caen en una de estas dos categorías.

Hombres, Dios nos llama a ti y a mi (Brian) a amar a nuestras esposas como Él nos ama a nosotros. Esto significa que debemos sacrificar nuestro orgullo. Sin importar qué tan correctos pensemos que estemos, debemos aceptar con amor a la persona a la que comprometimos nuestra nuestra vida y tratar de comprenderla. Debemos demostrarle amor en las maneras en las que sabemos que ella experimenta el amor. Esto ablandará su corazón y abrirá los canales de la comunicación. Tomará tiempo y mucho esfuerzo, pero esto es nuestro deber.

La primer manera de mejorar la comunicación durante tiempos de dificultad es aprender como realmente escuchar lo que se esta diciendo. La mayoría de las veces no nos estamos comunicando bien, uno o ambos estamos escuchando algo muy diferente de lo que se esta diciendo. Considera el clarificar con decir, “lo que yo escucho que tu estas diciendo es….” y después dale tiempo a ella para clarificar para así asegurar que ambos están en la misma página (o por lo menos, en el mismo libro). En veces, lo único que ella desea es saber que tu la ESCUCHASTE.

Si la comunicación continua siendo difícil, pon un “tiempo de pausa” antes de responder. A mi me gusta tomar un momento para reflejar on por qué yo (Jenni) amo a mi esposo. Recordar las cosas buenas de nuestros tiempos juntos. Antes de responder, trata de recordar que tu esposo no es tu enemigo. Habla con el entendimiento que tu tienes los mejores intereses de ambos en mente. Si llegas al punto de sentir que tu tienes que “ganar” el desacuerdo, evaluate a ti misma. Si tu ganaste, eso significa que tu esposo perdió. Y como ustedes son uno en los ojos de Dios, eso significa que tu matrimonio no ganó.

Crea una practica nueva. Toma un momento cada día para decirle a tu esposo(a) algo en él(ella) por lo que estas agrecido(a). Sé especifico(a). Esto ayudará a disminuir las tensiones y quitarle el enfoque a las cosas que quizá de estén molestando. Una vez que se formen nuevos hábitos de comunicación, será mucho más fácil el hablar sobre los temas más desafiantes. Lo más importante… siempre habla con amor.

¿Es difícil para ti el hablarle con palabras amables y amorosas a tu cónyuge? Por qué si o no?

  1. Toma un minuto ahora y dile a tu cónyuge por qué estas agradecido(a) por él/ella.