Banner_Equipar

Sé como la hormiga
Por Raúl & Heather Palacios, Church by the Glades

Escritura: Proverbios 6:6-8

¡Anda, perezoso, fíjate en la hormiga!

   ¡Fíjate en lo que hace, y adquiere sabiduría!

No tiene quien la mande,

   ni quien la vigile ni gobierne;

con todo, en el verano almacena provisiones

   y durante la cosecha recoge alimentos.

Hemos estado casados cerca de quince años y vivido en polos opuestos con nuestras percepciones sobre finanzas por la misma cantidad de tiempo. Sin más, te platicare la diferencias de como “él” y “ella” ven las finanzas, (con el fin de darle luz a la situación o con humor).

Yo (Heather) estoy acostumbrada y me gusta gastar. Yo pienso que los presupuestos son sobre valorados y quitan la oportunidad de “vivir la vida loca!” Por otra parte, mi esposo Raul, es buenísimo en llevar las finanzas. Siempre diezma, ahorra y es generoso con lo restante. Es un gran mayordomo de los recursos que Dios nos da nuestra familia. Como veraz vivimos en tensión constante en nuestro matrimonio, quizá te preguntes, ¿Cómo es que la manejamos?. Realmente, es muy simple. Yo hago mi parte y me someto a Raul como su esposa y Raúl desempeña su papel y lidera nuestras finanzas de familia. Porque Raúl tiene la libertad de hacer su trabajo y liderar nuestras finanzas, hemos podido diezmar, ahorrar, gastar y dar en todos los años de nuestro matrimonio. He aprendido rápidamente que si me inmiscuyo en nuestras finanzas familiares, no tendríamos nada para diezmar, ahorrar, gastar o regalar.

Yo (Raúl), me gusta aplicar la escritura de Proverbios 6:6-8 a nuestras finanzas personales y uso estos tres versos para ayudar a otras parejas. Primero, estos versos nos motivan a trabajar fuerte! Las hormigas no necesitan que nadie les diga que deben empezar. Simplemente trabajan. Ellas tampoco se comen todo lo que reúnen. Ahorran para el futuro. He encontrado que lo más importante que puedes hacer en tus finanzas personales es vivir con menos de lo que ganas. Esto ha funcionado bien para Heather y para mi. Una formula que siempre hemos mantenido es la regla del 10-10-80. Traer por lo menos un 10 por ciento a la iglesia, ya que de todos modos le pertenece enteramente a Dios. Ahorrar por lo menos 10 por ciento y divertirte con el resto! Si sigues este principio, reducirás el estrés financiero en tu vida. Así que, hay que ser iguales de inteligentes que la hormiga y prepararnos para los planes que Dios tiene para nosotros.

  • ­¿Te clasificarías como un ahorrador o un gastador? Cuando piensas sobre inversiones, ¿te sientes confiado(a) o cauteloso(a)?
  • ¿Cual es tu miedo financiero más grande? ¿Cómo piensas que el miedo impacta e influye en cómo gastas tu dinero?
  • ¿Que es el ajuste financiero más grande que debe suceder en tu matrimonio?