Banner_Equipar

Aprende a estar callado.

Por Chuck & Tamera Ford de Relate Church

Escritura:

Proverbios 10:19

Hablar demasiado conduce al pecado.

Sé prudente y mantén la boca cerrada.

¿Has estado en alguna situación con tu pareja donde tu lengua se ha salido de control? ¿Cuando tu empezaste a hablar como un tren sin frenos, las palabras salieron más rápido de lo que pudieras haber pensado y ambos terminaron sintiéndose en la ruina total? Sí, nosotros también! La comunicación es esencial en una relación saludable, pero aprender el arte de cerrar tu boca es igual de importante. Yo (Tamera) puedo ser considerada la “platicadora” en nuestro matrimonio. Mi esposo, Chuck, es el maestro del silencio. Y en varias ocasiones, he estado al borde de la locura, pero entre más pasa nuestro caminar juntos, he aprendido a apreciar su habilidad de cerrar sus labios.

La Biblia nos dice que el “mucho hablar nos lleva hacia el pecado” y que también somos capaces de “ser sensibles y mantener nuestra boca callada.” Simple y claro, nos podemos meter en muchos problemas por no controlar nuestra lengua. Tal vez haz estado intentando controlar esa pequeña legua que se mete en problemas fácilmente y es indomable (Santiago 3:8). O, quizá esta estas pensando, “Si no hay hombre que pueda domarla, lo único que me queda es olvidarme de controlarla.” Pero no tires la toalla tan pronto!.

Hemos encontrado que aprender a estar callados empieza en el corazón. Nuestros corazones se llenan de las cosas en las que meditamos, en las que miramos y en las cosas en las que pasamos nuestro tiempo. Lo que esta en nuestro corazón es lo que hablamos. Nosotros tenemos control sobre nuestros pensamientos. Podemos escoger el pensar en cosas que son buenas, llenas de amor, excelentes, y dignas de adoración. Cuando enfocamos nuestra atención en lo positivo, muchas veces hacemos la muy difícil decisión de ver lo mejor de la otra persona y dejamos de enfocarnos en el problema. Nuestro corazón se llena de palabras que son de bendición y no de maldición. Cuando deliberadamente llenamos nuestro corazón con lo que Dios tiene que decir sobre nuestra pareja y las situaciones que enfrentamos, entonces nuestra boca esta más inclinada a bendecir y no a maldecir. Nos hacemos más conscientes del poder de nuestras palabras.

  • ¿Has estado viendo, pensando y hablando sobre tu relación en una manera negativa
  • ¿Has permitido que tu boca de rienda suelta y creado un desastre?
  • ¿Cual es un aspecto de tu matrimonio en el que puedes escoger pensar de manera

diferente, buscando lo que Dios dice y después llenando tu corazón de Su palabra?