Banner_Equipar

Ayuda a tu cónyuge a ganar

Por Bil y Jessica Cornelius de Bay Area Fellowship

 

Escritura: Filipenses 2:3-4

 

No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos. Cada uno debe velar no sólo por sus propios intereses sino también por los intereses de los demás

 

 

Como pastores, puede parecer difícil apartar tiempo para los horarios de la familia. Los horarios de la escuela y la iglesia a menudo no van de mano en mano. Por ejemplo, mis días de descanso (Bil) son los viernes, pero los chicos están en la escuela. Y claro, los niños no van a la escuela los sábados y domingos, los dos días de más trabajo para mi (nosotros también tenemos servicios los sábados). Como padre y como pastor, en veces me sentía como si simplemente yo no podía ganar.

 

Cuando los niños estaban pequeños, Jessica a menudo salía del ultimo servicio temprano mientras yo estaba predicando los domingos, cargaría el vehículo familiar con las tablas de surfear y todo el equipo, y cambiaba a los niños en sus trajes de nadar. Cuando yo llegaba a casa, ella me daba mi ropa para nadar, me mandaba a cambiarme y me dejaba tomarme una siesta en el carro mientras ella manejaba a la familia hacia la playa. Después yo me despertaba y pasábamos la tarde juntos en familia en la playa. Hay algunos momentos favoritos que aun están vivos en nuestras mentes hasta el día de hoy. Jessica lo arreglo todo. Todo lo que yo tenía que hacer es simplemente ir. Ella me ayudó a captar esa victoria.

 

Tenemos que hacer lo más de podamos con nuestras relaciones. Nuestro matrimonio es clave en un ministerio saludable. ¡Te alentamos a buscar maneras para lograr que tu cónyuge triunfe!

 

  1. ¿Hay algo con lo que tu cónyuge batalla en donde tu puedes hacer una diferencia positiva?

 

  1. ¿Cómo puedes lograr que tu cónyuge consiga esa victoria?