Banner_Equipar

Busca tu zaguán
Por Chris & Cindy Beall de LifeChurch.tv

Escritura:

Eclesiastés 4:12 (NTV)

Alguien que está solo, puede ser atacado y vencido, pero si son dos, se ponen de espalda con espalda y vencen; mejor todavía si son tres, porque una cuerda triple no se corta fácilmente.

Nos acabamos de convertir en el Sr. y la Sra. Beall cuando nos mudamos a un pequeño departamento por la calle Mill en San Marcos, Texas, en 1993. Chris y yo estábamos encantados de pequeño lugar que nos costaba $400 dólares al mes de renta. Era nuestro primer lugar juntos y hasta tenía una segunda habitación para invitados. Pero la mejor parte de todo era el zaguán, este pequeño espacio antes de entrar a la casa.

Durante ese año iniciamos lo que llamábamos “Tiempo de Té,” y en muchas ocasiones durante cada semana, nos sentábamos en sillas en el zaguán y disfrutábamos de un té dulce. Si era tarde en la noche, prendíamos nuestras luces con figuras de búhos que colgaban del techo. O sí, claro que lo hicimos!.

En algún punto en el futuro, cambiamos el nombre de “Tiempo de Te” a “Tiempo de zaguán.” A Chris y a mi absolutamente nos encantaba sentarnos ahí. Durante los meses fríos, nuestro lugar de estudio dentro de la casa se convierte en nuestro “zaguán” sin importar el clima, lo hacemos no importa que.

 

Al hacerlo no nos limitamos. Hablamos, guardamos silencio, reímos, lloramos, compartimos nuestras emociones y nuestras frustraciones, oramos con y por cada uno, nos peleamos y nos pedimos perdón. Este tiempo es una necesidad vital para que nos mantengamos conectados en nuestro matrimonio. Aunque algunos días solo tengamos 10 minutos, pasamos tiempo en nuestro zaguán.

Aun nos queremos después de todos estos años de matrimonio y ministerio. Nuestro matrimonio es más sólido que nunca y realmente estamos presentes el uno para el otro. No creo que tendríamos lo que tenemos hoy sin asegurarnos que compartiéramos este tiempo juntos.

Tu zaguán debería de ser un lugar en donde se pueden sentar, quizá tu lugar de estudio, cualquier lugar en tu hogar o también puede ser salir a dar una caminata juntos. Tu zaguán es un lugar exclusivo para ti y para tu esposo (a). Cualquier cosa que sea, ustedes lo necesitan.

No tenemos que decirles que el matrimonio puede ser estresante. De seguro ya lo sabes. Pero tu puedes mantener una fuerte unión con tu pareja manteniendo las líneas de comunicación y las puertas de su corazón abiertas el uno para el otro.

Busca tu zaguán.

  1. ¿Sientes que tu conexión y amistad con tu esposo (a) es saludable?

Platiquen entre ustedes cuales son las formas en que podrían comunicarse y que necesitan para mejorarlas.