Tag Archives: #liderazgo

10 escrituras de ayuda para mantenerte hasta el fin #8

por Cindy Beall

Romanos 10:14-15

14 Ahora bien, ¿cómo invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán si no hay quien les predique? 15 ¿Y quién predicará sin ser enviado? Así está escrito: «¡Qué hermoso es recibir al mensajero que trae[a] buenas nuevas!»

Tan rápido como pude parpadear, casi todo se había ido. Lo que yo había querido, por lo que vivía, por lo que había orado, lo que sentí que había sido llamada a hacer, se había ido. Mi hijo, Noah, y mi marido, Chris, se quedaron. Todavía amaba a Chris pero mi respeto y devoción a él fue destruido. Porque en esa obscura mañana confesó las noticias más devastadoras que un hombre puede darle a su esposa. Adulterio. Adicción. Traición profunda. Pena instantánea. Una tristeza abrumadora. No quería tirar la toalla en el ministerio. Simplemente no tenía más remedio que hacerlo. ¿Qué podría ofrecerle a alguien si me moría por dentro? No mucho.

Con un corazón agradecido, puedo decirte que Dios no sólo restauró mi matrimonio, Él me dio uno nuevo. En poco tiempo, Dios hizo un trabajo único en nuestro proceso de sanidad. Estábamos asombrados de lo que Dios hizo en nosotros. Y no queríamos que nada lo estropeara.

Especialmente el reingresar al ministerio tiempo completo.

Pero me acordé del otoño de 1995 cuando Dios nos habló y nos dio Romanos 10: 14-15 para seguir adelante en nuestra decisión de entrar en el ministerio de tiempo completo. Estos versículos fueron la base para nuestra decisión y la razón por la que seguimos pasando las duras temporadas.

Sabíamos que Dios estaba allanando el camino para nuestro regreso al ministerio. Un descanso de 18 meses para encontrar la curación y la integridad no eliminó el llamado que Dios había puesto sobre nosotros. Como dice el pasaje en Romanos, todavía había gente que no había oído hablar de Jesús, que caminaba por la vida sin propósito, que necesitaba la esperanza de nuestra historia porque se convertiría en su historia. Nuestro trabajo no estaba terminado. Así que volvimos a estar tan preparados como podíamos estar.

Cuando el Enemigo comenzó a bombardearme con mentiras que mi matrimonio no podía soportar las presiones del ministerio o los juicios de los que me rodeaban, me puse en la verdad de que Dios nos llamó a esto y donde Dios guía, Él siempre provee. Cuando la gente expresó su opinión de que mi esposo se había descalificado por sus acciones, nos pusimos de pie en la verdad de que el llamado de Dios es irrevocable y que un mundo perdido y moribundo todavía necesitaba saber acerca de un Salvador que murió por ellos. El fracaso moral de mi esposo no quitó el llamado de Dios a nuestras vidas, sino que lo intensificó.

¿Alguna vez has considerado alejarte del ministerio de tiempo completo? Si es así, ¿qué escritura te ha animado a seguir adelante?

 

 

 

10 Escrituras de ayuda para mantenerte hasta el fin.

 

Por Linda Seidler

No temas ni te desalientes, porque el propio Señor irá delante de ti. Él estará contigo; no te fallará ni te abandonará. Deuteronomio 31:8

Le dije a mi marido que estaba listo para renunciar. Que había tenido suficiente. Que dirigir una iglesia era demasiado difícil para mí. El peso de llevar a una iglesia como un líder encargado, se había vuelto abrumador. En ese momento, estaba dispuesta a renunciar.

 

La gente, que alguna vez estaba emocionada, se quedaría un rato y luego se iría. Muchos eran demasiado críticos. Otros, con quienes oraba e invertí de todo corazón, se distanciaron. Estaba lista para tirar la toalla. Y sabía que, si lo hacía, quizás no tuviera el deseo de recogerla de nuevo.

 

Siempre me preguntaba si era capaz de dirigir y servir como Jesús lo hizo, en las profundidades de las trincheras con gente imperfecta. ¿Estaba dispuesta a liderar cuando era difícil, desafiante, feo y caótico?

 

Tal vez hoy, tu estás donde yo estaba.

 

Si es así, es importante entender que esto es lo que el liderazgo parece en las líneas de frente. Estás liderando el cargo. Estás en el frente. Y liderar la carga significa, que los retos vendrán y sus días serán rociados, a veces empapados, con desaliento. Es algo común para todos.

 

Pero la buena noticia es esta … como Dios nos posiciona para dirigir, él también nos equipa para dirigir y nos provee de maneras para combatir el desánimo y la decepción. Es a través del fundamento de la esperanza y la fuerza encontrada a través de Dios y Su palabra. A medida que seguimos alentándonos, estamos fortaleciéndonos para liderar y alentar a las mismas personas que nos permiten desanimarnos!!

 

Así que si tu estás experimentando el peso del desánimo hoy, por favor, recuerda que no estás sola! Jesús te entiende. Dios nos deja en claro que incluso si los demás se van, Él siempre estará con nosotras. No te dejará. ¡Cuando la gente te falla, Dios NO lo hará!

 

Cuando comiences a sentir momentos de desánimo o miedo, recuerda que EL estará personalmente delante de ti, preparando tu camino para mantenerte fuerte y alentada.

 

Hoy, no te rindas! ¡Soporta hasta el final! Si no hay nadie más que te aliente, lee la palabra de Dios, y has un esfuerzo por animarte a tí misma. Puedes hacerlo.

 

¿Por qué? Porque Dios te ha puesto a hacerlo.

 

Si te has desalentado como líder, ¿cómo has sido capaz de combatir el desánimo y sacarlo? comparte con otras que puedan estar atravesando algo similar.

 

 

 

Un lider es sabio

lead-strong-devotional-main-image-2

por Kimberly Scott

Lectura del devocional PARTE 2 #10

La lengua (Santiago 3-5 ) sigue el plan en Youversion dale click al LINK

El 1ro de enero de cada año, es el día que me uno a la multitud, en un desesperado intento por moldear mi menopáusico “templo” y estar en forma. El problema es que no me gusta hacer ejercicio, prefiero platicar más que ejercitarme. Entonces descubrí que platicar mientras caminaba, era una gran solución! El problema es que, entre más rápido platicaba, menos caminaba, porque apenas si podía respirar, y entre más rápido caminaba, menos platicaba.

Esa realidad también la vivimos en nuestras ocupadas vidas sirviendo a Dios. Vivimos las etapas de nuestra vida a toda velocidad y no alcanzamos a reconocer la importancia de lo que hablamos a los demás durante el trayecto. Ejercitar la sabiduría en nuestras palabras, tiene un mayor impacto en los demás, que los logros que podamos obtener en nuestro liderazgo.

Santiago 3:3-5 (TLA) nos lo dice de la siguiente manera, “Al caballo podemos dominarlo, si le ponemos un freno en la boca. Por grande que sea un barco, y por fuertes que sean los vientos, el navegante puede controlarlo con un pequeño timón. Y lo mismo pasa con nuestra lengua. Es una de las partes mas pequeñas de nuestro cuerpo, pero es capaz de hacer grandes cosas.”

A donde quiera que vamos, estamos rodeadas de espectaculares. Las redes sociales nos dominan como la principal forma de conectarnos con otros. Nuestra comunicación y nuestras palabras afectan a toda la gente a nuestro alrededor. Tú eres un espectacular de quien eres y lo que crees! Con una gran libertad, viene una mayor responsabilidad. En nuestra lengua se encuentra la vida y la muerte y nuestras relaciones se pueden ver rápidamente afectadas por algún descuido en lo que publicamos.2-kim-scottesp

Aquí hay tres ingredientes muy sencillos que nos ayudarán a usar la sabiduría cuando hablemos:

1. Observa antes de comunicar. Prov. 16:23 lo dice así, “Quien piensa bien las cosas, se fija en lo que dice; quien se fija en lo que dice convence mejor”
2. La franqueza es mejor que un falso halago. Debemos hablar la verdad con amor. A veces es tentador decir un cumplido para traer paz y evitar el conflicto. Como líderes sabios, podemos ser testigos de la verdad si sazonamos nuestras palabras y nos aseguramos de que no destruyan, sino que edifiquen y desafíen a quienes las estamos hablando.
3. Ama antes de compartir. Las palabras sabias pueden sanar y calmar emociones heridas. Nuestro objetivo final es dirigir hacia la increíble y asombrosa gracia que Dios nos demuestra cada día.

Un líder es hecho nuevo

lead-strong-devotional-main-image-2  por Cindy Beall

Lectura del devocional PARTE 2 #8

– Jacob (Gen. 25:19-34; Gen. 27:1-40; Gen. 35:1-10J) ) sigue el plan en Youversion dale click al LINK

 

Jacob era algo bueno. Él robó la primogenitura y la bendición de su hermano mayor. Sí, su madre, Rebeca, participó en la intriga, pero Jacob sabía lo que estaba haciendo. Poco después, Jacob huyó a fin de que su hermano no lo matara. Más adelante en la historia de Jacob y Esaú, hubo reconciliación. Jacob podría haber dejado que su pasado lo definiera, pero no lo hizo. Estoy seguro de que tuvo años de remordimiento por lo que le hizo a su hermano gemelo.

 

Puedo identificarme en algo con Jacob. No he robado nada de mis hermanos o nada igual. Cuando estuve en la universidad, tuve dificultad para quitarme las etiquetas que se me habían dado, en mis años escolares. Yo era sólo una persona promedio. Nada especial. Extremadamente alta. Sólo una chica ordinaria. Así, al saber que Dios quería usarme para su reino y hacer conocer su nombre, me sorprendió. Las personas especiales son utilizadas por Dios, no yo. Grandes hombres de influencia impactan el Reino de Dios, no yo.

 

Quizás tú, como Jacob, has tomado decisiones en tu pasado que todavía vienes arrastrando contigo hasta hoy. A pesar de ser líder, todavía puedes permitir que tus antiguas malas decisiones, te definan. Deja que Jesús te defina. Él utiliza líderes que están rotos y arrepentidos en grandes maneras. ¿Por qué? Porque conocen el valle de sombra de muerte y son capaces de ayudar a los demás a caminar a través de él.

 

No eres tu pasado. No eres tus errores. No eres las etiquetas que la gente te ha puesto. En su lugar, tu eres una hija de Dios que ha sido comprada con la sangre de Jesús. Su sacrificio fue valioso por lo que te hace valioso. Tenemos que absorber y vivir según la verdad en 2 Corintios 5:17 que nos dice que, en Cristo las cosas viejas pasaron y todas son hechas nuevas.

 

No importa lo que has caminado a través de tu vida, Dios te hará nueva. Al igual que a Jacob le dio un nuevo nombre, Él te dará uno, también.

Un líder exalta a Jesús

lead-strong-devotional-main-image-2

por Cindy Beal

Lectura del devocional PARTE 2 #5

Juan el Bautista (Lucas 1:5-25; Lucas 1:39-45; Mateo 3sigue el plan en Youversion dale click al LINK

Desde el momento de su concepción, Juan Bautista era especial. A pesar de que él había atraído a muchos seguidores, que les anunciaba de convertirse a Dios y luego bautizar aquellos que se arrepintieron, sabía que su papel, su propósito en esta tierra era preparar el camino para el Mesías. Se preocupaba por una cosa – exaltar a Jesús (Juan 3:30).

 

¿Cómo lo hizo? La gente venía de todas partes para verlo y confesarle sus pecados. ¡De verdad! Me hubiera gustado algún tipo de señal o gafete que dijera lo importante que era. Pero eso es mi carne la que habla, por desgracia. He hecho algunos avances para alimentar mi espíritu todo matando de hambre mi carne, pero a veces mi carne todavía sale con la suya. La mejor manera de vencer la carne es centrarse en nuestro espíritu y alimentarlo. No de la otra manera.

 

Así que, ¿cómo exaltamos a Jesús en un mundo que nos quiere exaltar a nosotros?

 

1.Exaltalo públicamente. Un sinónimo de exaltar es la palabra alzar, elevar, enaltecer. Por lo tanto, vamos a exaltar el nombre de Jesús a los que nos rodean. Recibir felicitaciones y aliento de los demás no es una cosa mala; lo que hacemos con eso y cómo dejamos que nos afecte eso si lo es. Un simple “gracias” a la persona, es todo lo que se necesita. No tenemos que salir con “Oh, es todo por Jesús, yo no” y rechazar el intento de esa persona para animarnos. Cuando alguien me elogia, les agradezco y les pregunto: “¿Cómo Dios te habló?” Esta respuesta acepta su elogio y también apunta indirectamente la conversación de nuevo a Jesús.

2.Exaltalo de forma privada. Debemos andar con humildad lo que significa que no pensamos que somos mejores que otros. Sin embargo, en nuestros roles de liderazgo, habrá gente que podría pensar que somos mejores o tenemos más que ofrecer. No podemos cambiar su punto de vista, pero podemos estar seguros de que no permitimos que sus pensamientos o palabras se filtren en nuestra mente. En momentos en los que alguien está tratando de elogiarme, me tomo unos minutos a solas y sólo tengo una conversación con Dios. Le hago saber que yo no puedo hacer nada si su Espíritu no me guía. Y entonces le agradezco por permitirme el privilegio de ministrar para su reino.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un líder delega

lead-strong-devotional-main-image-2

por Lori Wilhite

Lectura del Devocional PARTE 2 #2
Moisés,  Éxodo 18
Sigue el plan en el devocional en  YouVersion , LINK.

 

 

Tengo problemas de control. Pretendo ser relajada. Pero no lo soy. Es más agradable ser relajada que tener una opinión domínate. Pero eso es lo que yo tengo.

Cuando se trata de delegar, se todo lo que debo hacer, pero el hacerlo es un reto.

¿Que me detiene de delegar? Agárrate que ahí te van muchas verdades que son difíciles de aceptar:

 

-Se como quiero las cosas hechas; soy muy particular. Me pregunto si la gente puede hacer las         cosas tan bien como yo.

-No tengo tiempo de incluir a otros. Delegar toma tiempo. Encontrar tiempo para  enseñar, instruir, y explicar es demasiado.

-Me choca delegar lo que considero trabajo tedioso. Soy muy mala con trabajo administrativo así        que me es difícil encargar trabajo que envuelva administración pues pienso que todos lo odian           tanto como yo.

-No me gusta delegar a gente que de por si esta ocupada. En lugar de añadir algo mas a la     agenda llena de alguien mas, yo me levanto y lo hago.

 

No importa si estás guiando a 60 personas, 600, 6,000 o las 600,000 personas que guió Moisés. No puedes hacer todo por todos sola. ¿Por que? Porque te vas a cansar de mas y terminaras sola. No quiero hartarme y mucho menos vivir mi vida y ministerio sola.

 

Quiero tener la fuerza para terminar lo que sea que Dios me ha encomendado.

 

¿Como delego? 2-lori-wilhiteesp

 1.-Las cosas tal vez no sucedan de la manera en la que lo pienso en mi mente. Pero *suspiro* puede ser que sean mejor. Necesito dejar de ser el techo sobre ciertas áreas y ministerios porque se que dada la oportunidad mi equipo puede sobrepasarme. Debo quitarme del camino y permitirles florecer.

 

2.-Debo separar tiempo para delegar y así ahorrar tiempo al final. Mucho mas puede ser hecho cuando tienes mas manos haciendo el trabajo.

 

3.-Delegar bendice a la gente con la oportunidad de servir y crecer. Afortunadamente el Señor nos ha dado a todos diferentes habilidades y talentos. Debo hacer lo que solo yo puedo hacer y permitirle a otros hacer lo que solo ellos pueden hacer.

 

 4.-Debo dejar de decir “no” por ellos y creer que ellos lo hagan si es necesario. Extiende la oportunidad de servir.

TWITTEA ESTO. PARTE 5

LoriYbrandyescrito por Cindy Beall

¿Sabes cuánto te ama Jesús?. Si te estoy hablando a ti.

El envió a su precioso hijo a morir para que pudieras pasar la eternidad con El.

Él te formó en el vientre de tu madre.

 

Él te ha bendecido con toda bendición espiritual en Cristo .

Depositó su Espíritu en ti, y aseguro lo que está por venir.

El dice que nada puede separarnos de su amor .

Él es para ti .

Sus bondades para ti que nunca fallan .

Echó fuera nuestras transgresiones .

Él te ha adoptado como su hijo .

Él te ha justificado.

Él te compró con un precio .

Él le dio acceso directo al trono de la gracia a través de Jesús .

Él no te condena .

El trabaja todo para tu bien. ¿Debo continuar? Bueno, lo haré.

Él te ha dado un espíritu de poder, amor y dominio propio .

Él se sentó con Jesucristo en el reino celestial.

Él se deleita en ti porque le temes .

Él te ha dado todo lo necesario para una vida santa.

Él es tu torre fuerte .

Él te perdona .

Él te consuela .

Él le llamo .

Él te eligió .

Él te eligió . Él sabe tu nombre y el número cabellos,( así como canas o los cabellos pintados que tienes) en tu hermoso cráneo.

Su amor por ti permanece . No disminuye ni varía a pesar de las mareas de tu vida . Es constante.

Él es constante. Descansa en eso. Pasa algún tiempo hoy meditando en las verdades que vienen de lo alto, que son directamente de la Palabra de Dios. Añade a esta lista algunos otros atributos de Dios que te dan aliento.

 
Estas frases de Twitter son solo algunas fracciones de lo que tomamos de nuestras invitadas especiales en el retiro de Leading and Loving it 2015. Acompáñanos este año será en Las Vegas Octubre 25-27 2016. Échale un vistazo dándole click aquí. la conferencia es en Ingles y si necesitas traducción estará disponible.

 

Como estropear tu tiempo en el escenario.

comoarruinarloEscrito por: Cindy Beall

Al final de cada verano, tenemos nuestro evento anual de mujeres Sisters en Life.Church. Debido a que somos una iglesia en 24 lugares diferentes, transmitimos este evento desde el Campus de Oklahoma City, donde mi esposo es el pastor. Tenemos conferencistas invitados ocasionales como Christine Caine y Lysa Terkeurst, pero nuestra oradora principal es siempre Amy Groeschel, la esposa de nuestro pastor principal, Craig Groeschel. A nuestras mujeres les encanta escuchar de la “dama de la casa” y esperan este evento con anticipación cada año.

Mi papel en el evento es “ocuparme del escenario” por así decirlo. En la cultura Life.Church, nuestros pastores de los campus están en el escenario dos veces en cada servicio. La primera vez es por tres minutos antes de que el Pastor Craig pase a hablar. Llamamos a esto el “180” debido a que tienen 180 segundos para conectarse con, inspirar y motivar a nuestra gente a la acción. La segunda vez es al final, después de que el Pastor Craig haya dado la llamada a Cristo. A esto le llamamos “el cierre.” Dado que esto funciona tan bien cada fin de semana, nosotras usamos este mismo formato para nuestro evento Sisters. Y ya que mi esposo es el pastor del campus, yo tengo el honor de ser la anfitriona de nuestro evento de mujeres y de hacer el 180 y el cierre.

Ahora, he hecho este evento por muchos años y he dado una buena cantidad de conferencias yo misma. Aunque todavía siento unos cuantos nervios antes de entrar en el escenario, no me aterrorizo. He tenido mucha experiencia, y me ha ayudado a sentirme más cómoda. A pesar de que tengo un buen nivel de comodidad frente a los demás, todavía me preparo y óro por lo que voy a decir.

El evento comenzó con la adoración dirigida por la esposa de nuestro respectivo pastor, Mary. Fue un momento tan conmovedor e impactante que realmente contribuyó al mensaje de Amy. Después de que la adoración terminó, subí al escenario para hacer mi 180 y conectar con las mujeres. Todo fue bien y terminé mi tiempo en dos minutos y 58 segundos. Las luces se apagan al minuto 2:59 y el vídeo de introducción comienza al minuto 3:00. Después de que el vídeo termina, Amy sube al escenario y comienza.

Me senté tranquila en ese momento y estaba contenta de que la parte más difícil había terminado. Estar a tiempo y asegurarte de no pasarte es importante cuando transmites vía satélite. Todo lo que quedaba por hacer al final era celebrar las vidas cambiadas, terminar los anuncios y desafiar a las mujeres a tomar su siguiente paso.

Fácil. Viento en popa.

El mensaje terminó y una canción más fue cantada por nuestro equipo de adoración. Después de que terminó la canción, entré yo, cerré el tiempo de adoración y celebré con ellos. Fue tan poderoso lo que Dios estaba haciendo en esa habitación! Terminé de decir lo que tenía planeado y estaba lista para dar lugar a la ofrenda. Lo que normalmente sucede en nuestros servicios es que oramos por la ofrenda y una vez que decimos “amén” , un video empieza a reproducirse. Así que, dije la oración, dije mi amén y levanté mi cabeza cuando las luces se oscurecieron.
Entonces las luces se encendieron de nuevo.
Ningún vídeo estaba rodando en la pantalla.
Lo único en la pantalla era mi cara.
Todos los ojos de las 1.800 mujeres en la habitación estaban en mí. No sólo sus ojos, pero los ojos de mi esposo y los de Craig Groeschel que estaban sentados en la primera fila. Dos brillantes comunicadores me miraban fíjamente. Yo me retorcía. Debido a que recoger una ofrenda en una habitación de ese tamaño tarda unos tres minutos y yo lo sabía, no podía sólo decir: “Ja, ja, ja, nos vemos más tarde chicas.” Tenía que alargar el tiempo de alguna forma.
Los tres minutos enteros.
Empecé a balbucear. Y a tartamudear. Y entrar en pánico. Creo que hasta miré a mi esposo y le dije: “Cariño, ¿qué hago?” Él se limitó a sonreír. Pudo haberse hasta reído. (No lo sé. He tratado de bloquear eso de mi mente.)

Seguí balbuceando y tartamudeando y actuando como ridícula. Y entonces, estoy seguro de que dije: “Oigan, no puedo hacer esto. No soy Chris Beall! ”

Sí. Sí, lo hice.

Por lo tanto, si quieres saber cómo arruinar realmente tu evento de mujeres que sólo tienes una vez al año, asegúrate de no comprobar si hay un video para mostrar al final de la ofrenda. Entonces, tú también, puedes pararte en un escenario frente a cientos de mujeres y verte como una completa ridícula.

Como estropear un evento

comoestropearTuEventoEscrito por: Kaylee Zantai

A los líderes se les pide planificar eventos todo el tiempo. Viene con el trabajo. Cada vez que me tomo una evaluación de don espiritual, el “don” de la administración acaba en mis top tres. Esto quiere decir que ya he planificado un buen número de eventos en los últimos años, y que me he equivocado muchas veces en esos eventos. Algunos de los primeros eventos en los que tuve la responsabilidad de planificar y coordinar fueron los de nuestro campamento en el Ministerio de Secundaria. Yo estaba a cargo de las inscripciones, pagos, acomodo de cabaña y de autobús, y la logística de registro de entrada y de salida en el día del evento. Déjame decirte, no es una tarea fácil el coordinar el acomodo en el autobús, en especial cuando hay un límite de lugares y pequeños grupos que tienen que permanecer juntos – y son los de secundaria los que realmente se preocupan por quién se sentará junto a ellos en el viaje de cuatro horas. Estos eventos fueron siempre estresantes para mí. Cada vez que se acercaba la fecha, perdía el apetito, perdía horas de sueño, y perdía toda tranquilidad en el proceso. Esta actitud sólo empeoraba cuando llegaba el día del evento.

A través de los años, he madurado y he aprendido a cómo no ser tan estresada o malhumorada en este tipo de situaciones. También me he convertido en un miembro del equipo de Leading and Loving It, y he usado mis habilidades administrativas para ayudar con Re:Treat. He tenido el privilegio de servir en cada Re:Treat que hemos hecho, y mi participación ha aumentado a lo largo de los años – de ser una voluntaria el primer año, a ser ahora la coordinadora de Re:Treat. Ha sido tan emocionante y motivador el ver en lo que se ha convertido este evento.
El Re: Treat de este último año en Nashville ha sido mi favorito hasta el momento. Ese año, por primera vez, me quedé en el vestíbulo y saludé a las damas a medida que llegaban. Me aseguré de estar presente, de abrazar a mis amigos, y de disfrutar de verdad de todo el esfuerzo que se puso en la preparación para esa semana. Fue entonces cuando me di cuenta que, en todos los eventos anteriores de los que había formado parte en la planificación, nunca lo había hecho bien. Ponía todo mi enfoque en los detalles, en las tareas y en la logística que me olvidaba de la gente! Nuestro trabajo en el ministerio es enfocarnos en la gente, no en las tareas, y yo me había olvidado de eso.
Así que, tal vez no sea una conferencia de tres días la que estés coordinando, o la planificación de los detalles de un campamento de jóvenes – tal vez sea un baby shower para alguien de el staff, o la coordinación de los voluntarios, o haciendo algo para ayudar a la iglesia el fin de semana. Te aconsejo hacer dos cosas:

1.Prepararte. Haz la parte difícil de la preparación antes del evento para tener las cosas que necesitan estar hechas, hechas.
2. Estar presente. Vamos a tomar un segundo para reconocer que Dios no nos necesita para hacer que el evento ocurra. Nosotros tenemos el privilegio de ser parte de hacer que el evento ocurra, pero si nos olvidamos de algo, el edificio probablemente no arderá en llamas. Así que, disfruta de dónde te encuentras y de las personas con las que estás. Si no lo haces, puede que te pierdas la oportunidad de ver a Dios hacer algo increíble (como lo hace todos los años en Re: Treat).

LO QUE ME HUBIERA GUSTADO SABER EN LA TRANCISION DE LA IGLESIA: 2DA PARTE

por Stephanie Shouse

Trancisionarparte2Cuando mi esposo fue invitado a ser pastor en nuestra primera iglesia, estábamos emocionadísimos. ¡Finalmente era tiempo de hacer unos cambios a lo tradicional para que una nueva generación pudiera experimentar de una forma mejor la iglesia! Pero después de varios años trabajando, persuadiendo, y peleando no obtuvimos ningún cambio que durara en lo absoluto, nos dimos cuenta que algo nos estaba faltando. Nos olvidábamos del hecho de que Dios es el que realmente cambia y hace que las cosas prosperen. Jesús dijo, “Yo construiré Mi Iglesia.” Yo sabía esta verdad en mi cabeza, pero en mi corazón creía que dependía de mí. Si yo tenía ideas innovadoras, energía sin límites, y habilidades de liderazgo, el cambio pasaría. Hubiera deseado saber que la transición de una iglesia es como hacer crecer un jardín.

 

La transición toma tiempo.

En el primer jardín que tuvimos, cultivamos sandías, la fruta favorita de mi hija. Días después de haberlas plantado, ella salió corriendo al jardín esperando ver sandías, pero encontró que no había siquiera un brote!

¿No es eso como el ministerio? Somos llamados a dirigir una iglesia que quiere prosperar. Hacemos planes, hablamos con nuestra gente, hacemos el trabajo … pero nada pasa. Se siente frustrante y sin sentido. Pero en la Escritura vemos que Dios a menudo toma tiempo para llevar a cabo Su plan. Dios prometió que haría de Abraham y sus descendientes una gran nación. Esta promesa no se cumplió hasta 600 años más tarde, después de que las personas primero fueran esclavas en Egipto, vagaran en el desierto y pelearan batallas para tomar la Tierra Prometida!

¿Suena familiar? ¿Has sentido que las personas son esclavas de la tradición? Que es como si estuvieras vagando en el desierto con un montón de quejumbrosos? Luchando batallas para cumplir con el llamado de Dios? La transición de una iglesia no es para los débiles de corazón. Sé paciente. Sigue confiando en las promesas de Dios. Él no se ha olvidado de ti. Él no ha anulado Su llamado. Pero Dios no tiene prisa. Él cultiva.

 

La transición lleva un toque personal.

El año en el que plantamos nuestro jardín, compramos un aspersor automático para regar el jardín cuando no estábamos disponibles. Pero después de un verano de VBS, viajes de misiones, nuestro jardín murió. Algunas plantas recibieron demasiada agua, mientras que otras se secaron, y las malas hierbas sofocaron completamente a nuestras plantitas!

Como líderes puede que sea más fácil pararse en un estrado o sentarse detrás de un escritorio para dictar cambio, pero un cambio verdadero y duradero viene a través de la fundación de relaciones, no de una posición de autoridad. Cuando Dios nos llamó a nuestra segunda iglesia, teníamos la intención de construir relaciones. Abrimos nuestro hogar para comidas con las familias de nuestra iglesia. Aceptábamos invitaciones a fiestas de cumpleaños, juegos de pelota y comidas al aire libre. Compartíamos nuestra historia y escuchábamos las de ellos. Reímos y lloramos juntos durante más de un año antes de que empezáramos a hacer cambios. Para entonces nuestro gente ya no se sentía tan incómoda con el cambio porque nos amaban y confiaban en nosotros. Sabían que estábamos hacíamos cambios en base a la dirección de Dios y nuestro amor por ellos, no sólo de nuestras propias ideas. Dios ama a la gente, y cuando amamos a la gente y les damos tiempo para amarnos, cambio verdadero y duradero puede suceder.

 

La transición ocurre orgánicamente.
Los jardines tradicionales están llenos de tomates, pepinos y judías verdes. Pero nosotros estábamos decididos a ser diferentes. Queríamos cultivar los moras, pero el suelo no era adecuado y se negaron a crecer. Mientras tanto, tiramos una vieja calabaza de Halloween la cual echó raíces y de ahí crecieron seis calabazas gigantes!fraseTransicion2

Entramos en el liderazgo con planes para lo que nos gustaría crecer dentro de nuestros ministerios. Plantamos las semillas y trabajamos duro para que crezcan, pero nunca vemos ningún fruto. ¿Y si Dios quiere crecer algo totalmente orgánico en nuestro ministerio? Algo que nunca hubiéramos esperado, pero algo que nuestras comunidades necesitan desesperadamente? Tenemos que dejar de lado nuestros propios sueños para el ministerio y abrazar los sueños que Dios tiene para nosotros. Nuestras iglesias deben reflejar dónde estamos plantados. Dios sabe lo que nuestra iglesia y comunidad necesitan. Planes importados no duran, pero el crecimiento orgánico es de Dios. El crecimiento de un jardín lleva tiempo, al igual que la transición de una iglesia. Debemos ser pacientes, invertidos personalmente, y entender el entorno en el que estamos plantados. Entonces podremos confiar en que Dios va a producir un fruto duradero.